Prueba el misionero reinventado en 4 posturas

postura misionero

El misionero es la técnica o postura sexual más utilizada en todo el mundo, especialmente, entre parejas heterosexuales. Y no es de extrañar, ya que resulta cómoda, fácil y eficaz a partes iguales.

El misionero de la pasión

Según apuntan diversos estudios, una de las cosas que más excitan a las mujeres durante el sexo es sentirse deseadas por su pareja. Y esto es así, probablemente, ya hablemos de tu vecina sexy, de putas en Valencia de https://www.felinavalencia.com/es o de tu última pareja. Por ello, esta postura resulta perfecta para dar rienda suelta a la pasión.

En ella, la mujer eleva las piernas y las apoya en los hombros del hombre, que se sitúa de rodillas y con la espalda erguida. Lo mejor es que ambos tendrán unas vistas excitantes de su pareja y, además, la penetración se hace muy profunda.

El misionero del bloqueo

Por lo general, la mujer abre las piernas lo máximo posible. En esta postura, sin embargo, las mantiene abiertas lo justo para que el hombre quepa entre ellas. De este modo, se produce una presión en las paredes vaginales que aumenta la fricción con el pene en las penetraciones.

Es una postura perfecta para hombres con el pene pequeño.

El misionero agarrado

Él se sitúa de pie (o con las rodillas en el suelo, pero sin sentarse del todo), y agarra las piernas de la mujer, que está tumbada, sólo con la espalda y la cabeza apoyadas, mientras que eleva las caderas. Puede doblar las piernas o estirarlas, dependiendo de lo que resulte más cómodo para ambos.

Se trata de una postura que también favorece la penetración y el placer.

El misionero en pinza

También conocida como “misionero sofá”, porque se suele hacer en este tipo de asiento.

La mujer se sitúa debajo del hombre, con las piernas dobladas y elevadas, tumbada en el sofá. El hombre se inclina sobre ella, pero con los pies en el suelo. De este modo, se favorece y facilita el vaivén sexual.

Al parecer, hasta posturas que pueden parecer anticuadas, como el misionero, tienen la capacidad de reinventarse e innovar. Y, si se te ocurre cualquier otra variante, ¿por qué no ibas a probarla? ¡Adelante con ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *