Quiebra la primera cadena de sex shops que hubo en el mundo

pexels-photo-630496

Esta es una noticia horrible para todos, pero especialmente, para los mayores amantes del sexo y para profesionales, como las chicas que trabajan como escorts en Barcelona. Porque ver cómo se hunde una empresa que ha hecho tanto por la normalización del sexo en la sociedad y por equiparar los derechos sexuales de hombres y mujeres nunca es plato de buen gusto.

 

Beate Uhse es un histórico grupo de sex shops de origen alemán, de hecho, el grupo que creó la primera marca de cadena de sex shops. Recientemente, ha declarado su insolvencia, al fallar la opción de una inyección de fondos que iba a tener lugar de parte de un grupo de inversores. Dado que la decisión no se aplica a sus subsidiarias, las tiendas seguirán abiertas solamente mientras se negocie una reestructuración.

 

Esta empresa fue pionera en el negocio de artículos eróticos y orientados al sector del sexo y de la pornografía. El presidente ejecutivo de la misma, Michael Specht, ha afirmado en un comunicado emitido recientemente que están tomando “una senda” en la que confían que permita “reestructurar el grupo en todo su conjunto”, a la vez que menciona que seguirá negociando con potenciales inversores.

Pionera en el negocio de artículos eróticos y pornográficos, luchará por seguir existiendo. “Estamos tomando una senda que confiamos permita reestructurar el grupo en todo su conjunto”, dijo el presidente ejecutivo Michael Specht en un comunicado, en el que recoge que seguirá negociando con creditores y potenciales inversores.

Su primera tienda, que se convirtió en el primer sex shop del mundo, se abrió en 1962 en la ciudad de Flensburg, situada al norte de Alemania, y cuyo nombre rezaba “Instituto para la higiene marital”. A posteriori, llegó a ser el mayor sex shop del mundo en cuanto a ingresos, gran éxito del cual se debió, en gran parte, por su venta de anticonceptivos.

Al parecer, el inicio del cine pornografico en Internet llevo a

 

El porno y las tiendas online cambian todo

En 1968 dio el salto a la producción pornográfica, con películas que vendía a través de correspondencia. En 1999 la compañía, que comercializa vibradores y muñecas hinchables entre otros productos, dio el salto a la bolsa de Frankfurt. En 2001 la fundadora falleció, coincidiendo con el inicio del porno en la red y de los sex shop online, una competencia que ha hundido su negocio.

Ante la urgente necesidad de dinero, el gigante del sexo contrató un préstamo de 30 millones de euros que no ha podido devolver. Beate intentó reestructurar la deuda sin éxito. En la actualidad cuenta con 345 empleados en siete países y 43 tiendas en Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *