Una mulata para mi soledad

escorts-en-barcelona

La capital de nuestro país se llena de personal administrativo durante la semana como todos sabemos. Entre esos funcionarios estoy yo, una persona anónima que suele estar de lunes a viernes en Barcelona y luego viajar a Girona, mi ciudad natal y donde residen mi mujer e hijos.

Con los años se hace más dura la soledad durante la semana y si a eso le sumas que una relación de más de 20 años hace que la pasión que uno sentía antes se reduzca, hace que uno busque sensaciones nuevas que le permitan darse un capricho de buen sexo pasional.

Me encantan las negras brasileñas, una buena morena llena de curvas y que no diga no a nada. Cada mes o dos meses suelo ir a una casa de escort en Barcelona y buscar una nueva, tienen una gran variedad, así que rara vez repito. Esta variedad hace que nunca me aburra y que lo pase bien, en esta ocasión acudí con ganas de verdad.

Vi una morena de ojos verdes (eran lentillas) que me atrajo por sus bonitas curvas, culazo de impresión y unos pechos naturales que se veían sabrosos. Me fui con ella a la habitación y tras una ducha donde me puso muy cachondo con el gel, nos fuimos a la cama donde no pude evitar penetrar ese culo hasta tener un orgasmo muy profundo.

Suelo aguantar otro “asalto”, así que en el siguiente optamos por hacerlo en la ducha de nuevo, donde lo hicimos de pie, tremendo sexo el que hicimos, fue un gustazo ver esos pechos de 19 añitos al ritmo de los golpes de cadera que daba, toda una experiencia la verdad, encima ella también se mojó, supongo que el ver que su cliente es de esas personas que cuida su cuerpo y que no falta a su cita con el gimnasio también ayuda.

Cuando salí me despedí y le di mi móvil con la condición de que no me llamara, solo para que supiera quien le llamaba, no se las razones, pero quería tener sexo con ella fuera de ese sitio, ¿me enamoré? Creo que no, pero simplemente me encantó, era guapa y joven, tanto como para querer uno desear probar muchísimas veces esa piel tan suave.

Así que ya sabes, si tienes problemas de sexo o te gusta tanto que no puedes estar con una sola, apuesta por una escort, algo seguro y placentero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *