Cuáles son los trastornos de la alimentación

En muchas sociedades los excesos o la falta de ingesta voluntaria, pueden llegar a verse de manera obsesiva o de una manera natural. Conductas que muchas veces van con el estilo de vida o los cánones de belleza, como moda o estereotipos, pueden incidir en que se extremen las formas de consumir alimentos, viéndose reflejado en un tipo de comportamiento social.

Aunque muchos estudios sostienen que los trastornos alimentarios son ocasionados especialmente en adolescentes, estos pueden surgir a  muy temprana edad y en  diferentes sexos. 

Está demostrado, que las consecuencias por los trastornos de la alimentación son muy severas, por lo que es aconsejable buscar ayuda médica o acudir a un especialista para conocer el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado que garantice una recuperación duradera.

Los trastornos que generan perturbaciones alimentarias, son: la anorexia, la bulimia nerviosa, el trastorno alimentario compulsivo, además de rumiación, trastorno por evitación o restricción de la ingesta de alimentos, cuyos síntomas se manifiestan según el tipo de afección o trastorno alimentario que se padezca.

Índice

    La anorexia 

    Es un una anomalía, que está relacionada con el bajo peso corporal y la forma indiscriminada de reducir la ingesta de calorías u otros nutrientes para bajar de peso. El esfuerzo en mantener niveles bajos de peso corporal puede generar el uso indiscriminado de laxantes, suplementos dietéticos o la provocación de vómitos después de comer.

    La bulimia nerviosa 

    Consiste en una afección ocasionada la ingesta de comida en grandes cantidades, seguido de episodios de arrepentimiento, utilizando el uso no controlado de laxantes o los vómitos. Como consecuencia, pueden generarse, algunas complicaciones como enfermedades de las encías, caries, deshidratación o insuficiencia renal, problemas cardíacos, problemas digestivos, abuso de alcohol o drogas, autolesiones, pensamientos suicidas, presencia de ácido estomacal, poco nivel de potasio en la sangre, estreñimiento, daño en el páncreas y hemorroides.

    Trastorno alimentario compulsivo

    Este trastorno origina sensaciones de pérdida de control de lo que se come y una conducta generada por la cantidad de alimentos consumidos y las personas pueden tener un peso normal, sobrepeso u obesidad.

    Trastorno de rumiacion 

    Cuando se produce una expulsión repetida y continua de comida procedente del esófago o estómago (regurgitación) y puede ser realizado de forma involuntaria e intensa y no intencional, derivando en u trastorno de nutrición, si la persona come menos para evitar la conducta de expulsión de la comida. 

    Trastorno por evitación o restricción de la ingesta de alimentos

    Cuando no se alcanzan los requerimientos nutricionales diarios mínimos exigidos para alimentarse, se produce el trastorno y esto puede ocasionar deficiencias nutricionales severas con un adelgazamiento significativo o imposibilidad aumentar de peso en la niñez.

    Algunos factores que pueden incidir en los riesgos de tener trastorno de alimentación, pueden ser los antecedentes familiares, trastornos de salud mental, la depresión, ansiedad, el trastorno obsesivo compulsivo, así como también la dieta, el hambre y el estrés.

    Cuando se sospeche que un hijo o hija, padezca algún trastorno alimentario, la intervención de los padres a tiempo puede evitar consecuencias fatales.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información