Potencia tu escucha activa en 6 pasos

escucha activa

La escucha activa se refiere a un patrón de escucha que lo mantiene comprometido con su interlocutor de una manera positiva. Es el proceso de escuchar atentamente mientras otra persona habla, parafrasear y reflexionar sobre lo que se dice y retener el juicio y el consejo.

Cuando practicas la escucha activa, haces que la otra persona se sienta escuchada y valorada. De esta manera, la escucha activa es la base de cualquier conversación exitosa.

Índice

    Características de la escucha activa

    La escucha activa implica más que solo escuchar a alguien hablar. Cuando practica la escucha activa, se concentra completamente en lo que se dice. Escuchas con todos tus sentidos y prestas toda tu atención a la persona que habla.

    A continuación presentamos algunas características de la escucha activa:

    • Neutral y sin prejuicios
    • Paciente (los períodos de silencio no se "llenan")
    • Retroalimentación verbal y no verbal para mostrar signos de escucha (p. Ej., Sonreír, hacer contacto visual, inclinarse hacia adelante, imitar)
    • Haciendo preguntas
    • Reflejando lo que se dice
    • Pidiendo una aclaración
    • Resumiendo
    • De esta forma, la escucha activa es lo opuesto a la audición pasiva.

    Cuando escuchas activamente, estás completamente comprometido e inmerso en lo que dice la otra persona.

    Al igual que un terapeuta que escucha a un cliente, usted está allí para actuar como caja de resonancia en lugar de estar listo para lanzarse con sus propias ideas y opiniones sobre lo que se está diciendo.

    El propósito

    La escucha activa tiene el propósito de ganarse la confianza de los demás y ayudarlo a comprender sus situaciones. La escucha activa comprende tanto el deseo de comprender como de ofrecer apoyo y empatía al hablante.

    Se diferencia de la escucha crítica en que no estás evaluando el mensaje de la otra persona con el objetivo de ofrecer tu propia opinión. Más bien, el objetivo es simplemente que la otra persona sea escuchada y tal vez resolver sus propios problemas.

    Escuchar activamente significa no participar en hábitos de escucha inútiles como los siguientes:

    • Estar atrapado en tu propia cabeza
    • No mostrar respeto por el hablante
    • Solo escuchar el significado superficial (no escuchar el significado subyacente)
    • Interrumpiendo
    • No hacer contacto visual
    • Apresurando el altavoz
    • Distraerse
    • "Encabezando" la historia (diciendo "que me recuerda la época...")
    • Olvidando lo que se dijo en el pasado
    • Preguntar por detalles sin importancia
    • Centrarse demasiado en los detalles y perder el panorama general
    • Ignorando lo que no entiendes
    • Soñador
    • Solo fingiendo prestar atención

    Beneficios de la escucha activa

    Establecer el hábito de escuchar activamente puede tener muchos impactos positivos en su vida.

    Relaciones

    La escucha activa tiene muchos beneficios en sus relaciones. Te permite comprender el punto de vista de otra persona y responder con empatía. También le permite hacer preguntas para asegurarse de que comprende lo que se dice.

    Finalmente, valida al hablante y le hace querer hablar más. 2  No es difícil ver cómo este tipo de escucha beneficiaría las relaciones.

    Ser un oyente activo en una relación significa que reconoces que la conversación se trata más de tu pareja que de ti. Esto es especialmente importante cuando un compañero de relación está angustiado.

    Su capacidad para escuchar activamente a un compañero que atraviesa un momento difícil es una habilidad valiosa. Además, la escucha activa ayuda a las relaciones en el sentido de que será menos probable que se apresure a dar una "solución rápida" cuando la otra persona realmente solo quiera ser escuchada.

    Trabaja

    La escucha activa en el trabajo es particularmente importante si se encuentra en un puesto de supervisor o interactúa con colegas. La escucha activa te permite comprender los problemas y colaborar para desarrollar soluciones. También refleja su paciencia, una habilidad valiosa en cualquier lugar de trabajo.

    Estrategias efectivas para resolver problemas y obstáculos comunes

    Situaciones sociales

    En situaciones sociales, la escucha activa te beneficiará cuando conozcas gente nueva. Hacer preguntas, buscar aclaraciones y observar el lenguaje corporal son formas de aprender más sobre las personas que conoces.

    Cuando escuchas activamente, es probable que la otra persona también te hable durante más tiempo. Esto hace que la escucha activa sea una de las mejores formas de convertir a los conocidos en amigos.

    Consejos para practicar la escucha activa

    Los siguientes consejos le ayudarán a convertirse en un mejor oyente activo:

    Haga contacto visual mientras la otra persona habla. En general, debes apuntar al contacto visual entre el 60% y el 70% del tiempo mientras escuchas. Inclínate hacia la otra persona y asiente con la cabeza de vez en cuando. Evite cruzar los brazos, ya que esto indica que no está escuchando.

    Parafrasee lo que se ha dicho, en lugar de ofrecer consejos u opiniones no solicitados. Puede comenzar diciendo "En otras palabras, lo que está diciendo es...".

    No interrumpa mientras la otra persona está hablando. No prepare su respuesta mientras la otra persona habla; lo último que diga puede cambiar el significado de lo que ya se ha dicho.

    Observe el comportamiento no verbal para captar el significado oculto, además de escuchar lo que se dice. Las expresiones faciales, el tono de voz y otros comportamientos a veces pueden decirle más que las palabras.

    Cierra tu diálogo interno mientras escuchas. Evite soñar despierto. Es imposible escuchar atentamente a otra persona y a tu propia voz interna al mismo tiempo.

    Muestre interés haciendo preguntas para aclarar lo que se dice. Haga preguntas abiertas para animar al orador. Evite las preguntas cerradas de sí o no que tienden a cerrar la conversación.

    Evite cambiar bruscamente de tema; parecerá que no estaba escuchando a la otra persona.

    Sea abierto, neutral y no juzgue mientras escucha.

    Sea paciente mientras escucha. Somos capaces de escuchar mucho más rápido de lo que otros pueden hablar.

    Aprender a reconocer la escucha activa. Mire entrevistas de televisión y observe si el entrevistador está practicando la escucha activa. Aprenda de los errores de los demás.

    Otras entradas interesantes: Los mejores libros de autoayuda.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información