¿Qué es la psicología positiva?

Es una rama de la psicología que en lugar de enfocarse en las patologías dañinas o negativas que acostumbra a tratar la psicología clínica, se dedica a las emociones positivas.

Su estudio se enfoca completamente en el optimismo del ser humano y el bienestar psicológico, con plena atención hacia el lado positivo, reforzando los puntos fuertes de las personas.

Sin llegar a ignorar las emociones desagradables, la psicología positiva resalta que también son parte de la vida y se puede sacar de ellas crecimiento y aprendizajes importantes.

Está basada en el método científico donde se demuestra efectividad en un porcentaje importante de la población.

Razón que la diferencia definiéndose como una ciencia y no una Pseudociencia.  La psicología positiva también puede ser un equilibrio o un complemento de la psicología.

Esta ciencia estudia el bienestar psicológico a nivel individual, en pareja o mejorando las convivencias de grupos u organizaciones.

La base fundamental del estudio de la psicología positiva es el bienestar psicológico y las virtudes humanas:

  • La felicidad
  • La inteligencia emocional
  • La sabiduría
  • El carácter
  • La creatividad
  • La resiliencia
Índice

    Origen de la psicología positiva

    En 1990 el profesor e investigador Martin Seligman impulsado de su necesidad por estudiar los aspectos saludables del ser humano, hizo esta proposición de crear la psicología positiva.

    Para este tiempo ya habían existido escritos de filósofos donde se ve claramente algunos antecedentes de la psicología positiva.

    Fue en 2006 un curso que se hizo popular en la universidad de Harvard, lo que dio pie al primer congreso mundial de psicología positiva en Pensilvania, el año 2009.

    Objetivo de la psicología positiva

    Esta ciencia no tiene como objetivo aliviar malestares como lo hace la psicología clínica, sino de interesarse tanto de las capacidades como de las carencias.

    Martin Seligman decía que “su objetivo no era el de aliviar o eliminar lo que nos hace infeliz, sino fomentar aquello que sí nos hace feliz”.

    Es importante entender de manera correcta este objetivo acerca de la psicología positiva, ya que no debe ser comparada con el pensamiento positivo.

    Al conocer las virtudes y fortalezas que tenemos, se desarrolla una actitud positiva natural que ayuda a vivir una vida más plena, fluida, cuidando nuestra salud mental y siendo felices.

    No se trata de eliminar sentimientos o pensamientos negativos, sino de hacer sentir más aquellos sentimientos positivos y destacar más los pensamientos positivos.

    Para reducir o resaltar las cosas positivas que cada ser humano tiene, ante los aspectos negativos, de forma natural y dentro de lo saludable.

    3 cosas importantes de la psicología positiva

    Aunque no se trate como tal de “una ciencia nueva”, ya que sabemos que hay antecedentes de la psicología positiva desde los escritos de filósofos como Aristóteles.

    Es importante aclarar que la psicología positiva no debe ser comparada con el movimiento del pensamiento positivo.

    Para no pensar de manera equivocada acerca de este tema, te hablamos 3 cosas importantes que debes saber acerca de la psicología positiva:

    • No te obliga a ser feliz, usa los aspectos positivos que tenemos para garantizar una mejora en el bienestar psicológico.
    • No niega los sentimientos o emociones negativas, tampoco las ignora ni las prohíbe.
    • Es una ciencia, tiene validez científica y ha sido demostrable.

    ¿En que nos favorece la psicología positiva?

    La psicología positiva estudia y fortifica nuestras fortalezas, tomando en cuenta los aspectos positivos y virtudes que tenemos, para mejorarlos.

    Estudiar profundamente las emociones positivas y enfocar las terapias en lo que sí tiene la persona y lo que hace bien, tuvo un impacto significativo en la sociedad.

    Todo esto se debe a que es comprobado científicamente que las actitudes y pensamientos positivos influyen de manera favorable en el bienestar psicológico.

    Es decir que tanto la salud, como el crecimiento personal, la educación, el bienestar, se fortifican y pueden desarrollar en la persona una actitud positiva.

    Quien tiene una actitud positiva tiene el poder de afrontar correctamente y con más eficacia las situaciones difíciles.

    También tienden a controlar emociones en momentos de estrés, mejor que una persona con actitud pesimista.

    Según Martin Sligman: Cuando las personas tienen experiencias que generan sentimientos positivos, hay un cambio rotundo en su forma de pensar y actuar, incrementando su capacidad de afrontamiento y acción.

    Diferentes métodos y modelos de la psicología positiva.

    • Método forte: reconoce tus fortalezas y las estudia para darles un uso saludable reconociendo un equilibrio entre ellas. Indicando que entre más fortalezas equilibradas, más satisfactoria se vuelve la vida.

    Este método desarrollado por la IEPP dice que reconociendo las fortalezas y lo que hace feliz a la persona podemos provocar estos estados.

    • Modelo Perma: Este modelo va de la mano del padre de la psicología positiva Martin sligman donde en dos de sus libros habla de las bases importantes del bienestar psicológico.

    En su libro “Felicidad autentica”, 2002 habla de 3 aspectos importantes para ser feliz:

    1. La vida placentera
    2. La vida comprometida
    3. La vida con significado

    Y retoma el tema en una evolución de su teoría de la felicidad autentica para su libro “Florecer”, 2011. 

    Es aquí donde concluye en 5 elementos para el bienestar, llamándolo modelo PRISMA:

    1. Positividad
    2. Relaciones positivas
    3. Involucramiento o compromiso
    4. Metas alcanzadas
    • Teoría del flow o experiencia óptima: Trata de conocer bien tus momentos de ocio, tus fortalezas, o esa actividad que disfrutas tanto, que cuando la haces toma toda tu atención.

    Esta teoría es desarrollada por el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi que lo define como:

    “Un estado de tanta concentración y dedicación hacia alguna actividad que nos produce disfrute y placer, donde no prestamos atención u olvidamos el paso del tiempo”

    • Modelo ampliación – construcción: Quien desarrolló este modelo fue el psicólogo y profesora Barbara Fredrickson Lee, quien asegura que las emociones positivas amplían y construyen las habilidades de afrontamiento.

    Es decir que en los momentos que se tenga que pasar por algo que nos produce estrés o nos reta, inducir una emoción positiva puede favorecer a estas acciones.

    Tan sencillo como escuchar una canción, comer algo que sea de nuestro agrado puede inducir emociones positivas, que tengan efectos positivos en momentos difíciles.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información