Trastorno adaptativo mixto en 5 claves

trastorno adaptativo mixto

El trastorno adaptativo mixto se refiere a un grupo de condiciones que aparecen como una reacción a un factor estresante de la vida. Específicamente, la persona experimenta una variedad de dificultades cuando intenta hacer frente a un evento de vida estresante o cargado de emociones, sintiéndose marcada por fuertes sentimientos de depresión y ansiedad.

Estos eventos o situaciones pueden incluir la muerte de un ser querido, problemas de relación o despido. Aunque cualquiera de estas experiencias puede resultar angustiante y estresante, algunas personas tienen dificultades para manejar ciertos factores estresantes, lo que suele significar la aparición de este tipo de trastorno psicológico.

En el caso del trastorno adaptativo mixto, la reacción de la persona es mucho más grave de lo habitual y podría acabar provocando un deterioro muy importante del funcionamiento social, laboral y / o académico. Además, para ser diagnosticado como tal, los síntomas deben aparecer dentro de los tres meses posteriores a la aparición del factor estresante y no deben durar más de seis meses después de la desaparición del factor estresante.

Esta reacción puede ocurrir en respuesta a un solo evento, como un accidente automovilístico grave o la muerte de un miembro de la familia, o después de un período estresante, como problemas graves conyugales o laborales.

Por lo general, el trastorno adaptativo mixto se ha asociado con un alto riesgo de suicidio o comportamiento suicida y con el abuso de sustancias tóxicas. Además, un trastorno mixto adaptativo que persiste puede convertirse en un trastorno mental mucho más grave, como el trastorno depresivo mayor.

Índice

    ¿Qué síntomas presenta el trastorno adaptativo mixto?

    Aunque los síntomas pueden variar ampliamente entre las personas con trastorno adaptativo mixto, el cuadro clínico de esta afección incluye:

    Estado de ánimo deprimido.

    Lloros.

    Baja autoestima.

    Actitud retraída.

    Ideas suicidas

    Ansiedad, preocupación, estrés y tensión.

    Agitación.

    Falta de concentración

    Degradación social, laboral o escolar.

    Insomnio.

    Sensación de fatiga continúa.

    Temblores y / o espasmos.

    Palpitaciones.

    Dolencias físicas como dolor general, dolor de estómago o dolor de pecho.

    ¿En qué se diferencia de otros trastornos adaptativos?

    Además del trastorno adaptativo mixto, existen otros seis tipos de trastornos adaptativos que aparecen en respuesta a una experiencia estresante. Como se mencionó anteriormente, el trastorno adaptativo mixto se caracteriza por sentimientos de depresión y ansiedad. Sin embargo, el resto de dolencias poseen otras cualidades específicas:

    1. trastorno adaptativo con estado de ánimo deprimido

    En este caso, el paciente tiende a experimentar solo sentimientos de tristeza y desesperación, así como llanto constante y anhedonia.

    2. Trastorno adaptativo con estado de ánimo ansioso

    La persona se siente patológicamente abrumada, ansiosa y excesivamente preocupada; ser capaz de llegar al punto de tener problemas de concentración y fallas de memoria.

    3. Trastorno adaptativo con alteración del comportamiento

    La sintomatología de este subtipo se asocia a un patrón de comportamiento alterado, que suele implicar comportamientos problemáticos, arriesgados e imprudentes.

    4. Con alteraciones mixtas de emociones y comportamientos.

    Recopile todos los tipos mencionados anteriormente. Sentimientos de depresión, ansiedad y problemas de conducta.

    5. trastorno adaptativo no especificado

    Las personas con este diagnóstico tienen síntomas no asociados con los trastornos antes mencionados. Por lo general, incluyen síntomas físicos y / o problemas con los amigos, la familia, el trabajo y / o la escuela.

    ¿Cuáles pueden ser las causas?

    Como se mencionó al principio del artículo, la causa o el desencadenante de un trastorno adaptativo mixto radica en la aparición o experiencia de un factor altamente estresante.

    En los adultos este factor suele estar relacionado con problemas económicos, laborales o de pareja, mientras que en los niños y adolescentes estas experiencias incluyen problemas escolares, familiares o separaciones. Por otro lado, existen otras experiencias que pueden afectar a personas de cualquier edad como la muerte de un ser querido, cambios de vida, accidentes, desastres o condiciones médicas como el cáncer.

    Sin embargo, estas experiencias se caracterizan por un impacto negativo en cualquier persona. Por tanto, existen una serie de condiciones que cambian la forma en que una persona afronta una situación estresante y que favorecen la aparición de un trastorno mixto adaptativo. Estos factores incluyen:

    Estrategias de afrontamiento existentes.

    Condiciones económicas

    Disponibilidad de apoyo social.

    Oportunidades profesionales y recreativas.

    ¿En qué se basa el tratamiento?

    Dependiendo del estado de la persona diagnosticada con trastorno adaptativo mixto, es posible que se requiera un tratamiento a corto plazo o un tratamiento durante un período de tiempo algo más largo. De manera similar, dependiendo de la gravedad del trastorno, el protocolo de intervención en este diagnóstico puede incluir terapia psicológica, medicamentos o ambos.

    1. Terapia psicológica

    La terapia psicológica suele ser el tratamiento de elección en un trastorno adaptativo mixto, ya que permite al paciente recuperarse a niveles normales de funcionamiento. El objetivo principal de cualquier tipo de terapia psicológica es ayudar a la persona a comprender su situación y desarrollar habilidades para afrontar situaciones estresantes.

    Los principales tipos de terapia utilizados en este trastorno incluyen:

    Terapias familiares y grupales.

    Grupos de apoyo específicos.

    Terapia de conducta cognitiva.

    Terapia estratégica breve.

    2. Terapia con medicamentos

    La misión de la terapia con medicamentos es disminuir algunos de los síntomas de este trastorno, como el insomnio y los síntomas físicos de depresión y ansiedad. Los medicamentos de uso común incluyen:

    Benzodiazepinas como lorazepam y alprazolam.

    Ansiolíticos no benzodiazepínicos como gabapentina. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) e inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN) como sertralina o venlafaxina.

    Otras entradas de interés: Psicología del Desarrollo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información