Trastorno límite de la personalidad en 9 claves

trastorno límite de la personalidad

Un niño que está bien rodeado y recibe cuidado de padres sensibles y cariñosos puede desarrollar un profundo sentido de apego y seguridad. A medida que crezca, también se vinculará con otras personas, por ejemplo, amigos, compañeros de trabajo, un cónyuge. Estos enlaces son importantes y es normal tener un poco de miedo a perderlos.

Existen varios tipos de trastorno límite de la personalidad. El más conocido es el trastorno límite de la personalidad. Las personas con trastorno límite de la personalidad tienen un miedo extremo o exagerado de perder su conexión con quienes les rodean. Se sienten fácilmente rechazados o abandonados por otros, lo que crea conflictos en sus relaciones sociales. Por lo tanto, tienen una gran necesidad de que quienes los rodean les aseguren que están presentes y la importancia de su relación.

El trastorno límite de la personalidad afecta la forma en que las personas piensan y actúan. Perturba:

Sus emociones;

Su comportamiento;

Su propia imagen e identidad;

Sus relaciones con los demás.

Los síntomas del trastorno límite de la personalidad suelen aparecer en la adolescencia o en la adultez temprana.

Índice

    Signos y síntomas del trastorno límite de la personalidad

    Quienes lo rodean pueden notar varios signos de trastorno límite de la personalidad en la persona afectada:

    Sus relaciones son inestables o tiene conflictos con sus seres queridos;

    A menudo tiene una imagen negativa de sí misma: por ejemplo, tiene tendencia a devaluarse, a sentirse incomprendida;

    Su estado de ánimo es cambiante: por ejemplo, puede estar de buen humor y rápidamente volverse irritable, triste o ansiosa;

    Tiene arrebatos de ira: por ejemplo, de repente se enoja con las personas que le gustan y comienza a odiarlas;

    Tiene actitudes hostiles o rígidas: por ejemplo, insiste en tener la última palabra, o se vuelve abrumadora o celosa;

    A menudo cambia de opinión: por ejemplo, a menudo cambia sus objetivos profesionales o sus valores personales;

    Tiene dificultad para tolerar ciertas emociones. Puede tener comportamientos impulsivos, desviados o autodestructivos, como:

    Consumir alcohol, drogas o medicamentos en exceso,

    Gastar exageradamente,

    Conducir de manera peligrosa,

    Cometer robos,

    Participar en comportamientos sexuales de riesgo,

    Autolesiones;

    Expresa ideación suicida o hace amenazas de suicidio.

    La persona afectada puede experimentar los síntomas del trastorno límite de la personalidad en diversos grados.

    Estos son los síntomas más comunes del trastorno límite de la personalidad

    Miedo a ser abandonado y rechazado por otros;

    Dificultad para soportar la soledad;

    Baja autoestima o autopercepción cambiante: por ejemplo, la persona puede encontrarse en un momento extraordinario y excepcional y luego, inmediatamente después, sentirse inútil e incompetente;

    Sentimiento permanente de gran vacío interior: por ejemplo, la persona dice que no tiene sentimientos, pensamientos ni sueños;

    Aburrimiento;

    Alta sensibilidad a las críticas negativas de los demás;

    Pérdida de contacto con la realidad en determinadas circunstancias, especialmente en situaciones extremadamente estresantes.

    Al mismo tiempo, la persona con trastorno límite de la personalidad puede tener otros trastornos o problemas mentales:

    Trastorno depresivo;

    Trastornos de ansiedad;

    Trastorno bipolar;

    Adicción al alcohol o las drogas;

    Trastornos de la alimentación.

    Como diagnosticar

    Si tiene un trastorno límite de la personalidad, es posible que tenga dificultades para reconocer sus síntomas. No espere hasta que ya no pueda realizar sus actividades habituales para consultar.

    Consulte a un médico u otro profesional de la salud si experimenta alguno de los siguientes:

    Vives en angustia;

    Tiene dificultades para cumplir con sus responsabilidades sociales, profesionales o familiares.

    Un profesional de la salud podrá evaluar si padece un trastorno límite de la personalidad. Es posible que su médico también deba controlar su estado físico u ordenar análisis de laboratorio. Le sugerirá un plan de tratamiento adaptado a sus necesidades.

    Consulte la sección Ayuda y recursos para averiguar qué recursos están disponibles para usted.

    Tratamientos

    Existen tratamientos eficaces para el trastorno límite de la personalidad. Los estudios clínicos han demostrado que la condición de una persona mejora significativamente cuando el trastorno se detecta temprano y se inicia el tratamiento adecuado.

    Los tratamientos permiten que las personas con la enfermedad recuperen el control sobre sus vidas y actividades diarias. Sin embargo, ciertos síntomas pueden reaparecer si la persona experimenta uno o más eventos difíciles como la muerte de un ser querido o dificultades en la escuela o en el trabajo.

    En la mayoría de los casos, el trastorno límite de la personalidad se trata con psicoterapia. A veces conviene combinar diferentes tipos de psicoterapia.

    Algunas personas también necesitan tomar medicamentos.

    Psicoterapia

    Los expertos ofrecen diferentes psicoterapias para tratar el trastorno límite de la personalidad. Las psicoterapias generalmente tienen como objetivo ayudar a los pacientes a comprender y controlar mejor sus emociones y a reducir su comportamiento autodestructivo.

    La terapia conductual dialéctica se basa en la resolución de problemas. Le permite a la persona manejar mejor sus emociones, sin juzgarse a sí misma, y ​​reducir sus comportamientos autodestructivos.

    La terapia cognitivo-conductual permite a una persona examinar y cuestionar sus creencias y percepciones. Tiene como objetivo modificar pensamientos y comportamientos problemáticos y reemplazarlos con pensamientos y comportamientos apropiados a la realidad.

    La psicoterapia se puede seguir individualmente o en grupo.

    La terapia individual tiene como objetivo hacer que la persona comprenda mejor cuáles son las emociones que le causan malestar y cómo controlarlas mejor.

    La intervención grupal se basa en intercambios entre personas que están pasando por una misma situación. Les permite discutir los problemas que tienen en común.

    Medicamentos

    No existen medicamentos diseñados específicamente para tratar a las personas con trastorno límite de la personalidad. Sin embargo, se recetan ciertos medicamentos para permitirle a la persona:

    Para manejar mejor ciertos síntomas. Estos medicamentos también pueden tratar otros trastornos que pueden afectar a la persona al mismo tiempo, como la depresión, el trastorno de ansiedad y el abuso de sustancias;

    Mejorar su funcionamiento diario;

    Sentir más fácilmente los efectos positivos de su psicoterapia.

    Se pueden utilizar diferentes fármacos, por ejemplo:

    Antidepresivos;

    Ansiolíticos;

    Medicamentos que estabilizan el estado de ánimo.

    Su médico le sugerirá el medicamento que sea mejor para usted en función de su afección.

    Recomendaciones para tomar medicación

    Si su médico le receta un medicamento, es importante que lo tome con cuidado según las indicaciones. No tomar ningún medicamento sin prescripción médica.

    Si tiene efectos secundarios no deseados de los medicamentos, consulte a su farmacéutico o médico lo antes posible para discutirlos. Si es necesario, su médico puede ajustar su medicamento o recomendar otro medicamento.

    Complicaciones

    Las personas con trastornos límite de la personalidad a menudo tratan de controlar el dolor emocional que experimentan al consumir alcohol o drogas. Pueden así desarrollar un problema de consumo excesivo o dependencia de estas sustancias.

    Los comportamientos autolesivos como la autolesión y las acciones suicidas pueden provocar complicaciones, cicatrices físicas o discapacidad permanente.

    Protección y prevención

    No siempre es posible prevenir la aparición de síntomas del trastorno límite de la personalidad. Sin embargo, si tiene síntomas asociados con este trastorno, puede actuar hoy mismo. Los consejos para mantener una buena salud mental te ayudarán a cambiar ciertos hábitos de estilo de vida. Esto le permitirá eliminar los factores que empeoran o mantienen su condición.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información